Cómo limpiar los azulejos del baño

Los azulejos del baño suelen descuidarse más que ningún otro elemento dentro de la limpieza de su aseo, aunque sean una de las partes del cuarto de baño que más suciedad acumula a lo largo de la semana debido al uso continuado. Tengas unas baldosas blancas o de color, todas terminan llenas de cal debido a que cuando el vapor del agua caliente sube, se impregna a estas y termina secándose dándole este aspecto poco brillante y descuidado.

  • Si quieres quitar la cal a nuestros azulejos, existe un truco infalible y que lleva utilizándose mucho tiempo. Coge un barreño o un cuenco grande, vierte sobre él al menos uno o dos litros de agua, y un cuarto de litro de vinagre blanco. Mézclalo bien con la ayuda de una cuchara o palo, y después empieza a empapar en la solución hojas de papel, ya sea de cuaderno o folios. Cuando tengas una pasta utilízala para limpiar tus azulejos. Cuando hayas pasado dicho papel por todas las baldosas de tu cuarto de baño, pasa un paño humedecido en agua para eliminar cualquier resto del papel o de la cal.
  • Si hace mucho tiempo que no los limpia y se ha acumulado mucha cal, prueba a calentar el vinagre antes de aplicarlo. Utiliza un recipiente apto para el microondas y vierte en el la solución. Caliéntalo durante dos o tres minutos y con mucho cuidado de no quemarte, sácalo y empieza a hacer lo mismo que en el punto uno, pero con la diferencia que tendrás que dejar secar antes de frotar bien con el paño limpio. El resultado se verá casi de inmediato.
  • Es preferible que utilices siempre que puedas vinagre blanco frente otro tipo de vinagres, como por ejemplo el vinagre de manzana, ya que estos no llegan a dejar tan limpio como lo hace el primero.
  • Otro de los métodos que puedes seguir para limpiar los azulejos del baño es mezclar jabón líquido con vinagre. Esta mezcla te será de ayuda si los azulejos tienen, además de cal, restos de suciedad y quieres que sea un lugar más higiénico. Toma un cubo o barreño y en el vierte en cantidades iguales jabón líquido, que puede ser el que usas para fregar, con vinagre de cocina. Se sobreentiende que a cuanta más superficie a limpiar, más producto deberás de echar. Limpia todo con una esponja, frotando tanto las juntas como las propias baldosas y deja que actúe durante alrededor de 10 minutos. Finalmente pásale un paño húmedo y comprobarás como vuelve el brillo.
  • Para terminar, otra de las maneras que puedes usar para eliminar al completo la cal y también el exceso de grasa de tu cuarto de baño es utilizar amoniaco diluido en agua. El amoniaco es un producto bastante fuerte, por lo que se recomienda que la proporción sea mucho menor que la de agua y que siempre uses guantes de goma cuando vayas a manipularlo. Al igual que en los anteriores pasos, utiliza un cubo y llénalo de agua hasta la mitad y echa un chorro de amoniaco. Coge una esponja y mójala en la solución y empieza a frotar los azulejos dejando que el producto vaya haciendo su trabajo. Cuando ya le hayas dado a toda la superficie, pásale un pañito limpio.
Compartir:

Comments 1

Add Comment
  • Como profesional del sector, debo decir que este blog me ha sorprendido. Los trucos que he leído no sólo son aplicables al hogar, sino a muchos otros ámbitos de limpieza como puede ser el industrial, o de comunidades (independientemente de la maquinaria que se utiliza). Muy a favor de diluir el amoniaco y de mezclar sustancias de modo que se trabaje con sustancias lo menos dañinas posibles. Respecto a calentar el vinagre, es cuestión de pura física y funciona a la perfección. Me ha encantado este artículo, echaré ojeadas por aquí de vez en cuando.

    Un saludo y seguid así!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies